Contagio positivo

El contagio positivo como enriquecimiento grupal

Una de nuestras ocupaciones, y a veces preocupaciones, como líder de un centro educativo gira alrededor de viralizar aquellas prácticas y metodologías que entendemos serán fundamentales para implementar el proyecto educativo por el que hemos optado. En este post os comentamos algunos consejos que nos han funcionado para extender estas buenas prácticas.

Cuando aceptamos el rol de liderazgo en el centro educativo, desde un puesto u otro del mismo, solemos tener más o menos claros los pilares del proyecto educativo que se nos encomienda. Pero un punto tanto o más importante es lograr que nuestras ideas alcancen a todo claustro o la mayor parte del mismo. Desde mi corta experiencia creo que hay dos aspectos importantes que tomar en consideración y, si es posible, planificar: la importancia de los primeros seguidores y el ejemplo desde nuestra posición en el centro.

Las teorías sobre liderazgo

Por un lado tenemos que entender la importancia de nuestros primeros seguidores. No pretendamos "envenenar" con nuestras ideas o metodologías a todos, debemos tener claro que para que tengamos muchos adeptos es muy importante el papel de los primeros que se sumen a nuestro carro. Muchas de las teorías sobre liderazgo nos recuerdan que para que una amplia masa te siga, el primer eslabón es de los más importantes. Esto tiene mucho que profundizar y queremos centrarnos en aspectos más prácticos, pero si queréis entenderlo de una forma gráfica os recomiendo el vídeo Lecciones de liderazgo del chico bailarín, seguro que os gusta.

Pero, ¿cómo trasladamos esto a nuestro día a día en el cole? En mi caso ha sido fundamental el ejemplo para ir sumando adeptos. Uno no es líder solo por estar en un cargo u otro del centro, muchas veces uno empieza el liderazgo antes de llegar al cargo porque para algunos compañeros se convierte en una guía o un modelo a seguir. Lo que sí hay que cuidar una vez que estamos en la dirección escolar es el predicar con el ejemplo, una de las cualidades que nos destacó Fran en el round 1 de esta web.

Sumar desde el ejemplo

Esa importancia de mostrarnos como un modelo en el claustro, podemos potenciarla de varias formas, pero a nosotros nos han funcionado estas ideas prácticas:

  • Si como líder eres un modelo a seguir, deja que los demás se acerquen, que vean tus prácticas docentes y que sean participes de ellas y tus avances. Comparte los beneficios que en el aula estás percibiendo, pero no olvides también que deben conocer las dificultades que has tenido al implantarlas.
  • Seguro que quieres tener un claustro formado, actualizado y que conozca bien distintas metodologías antes de aplicarlas en el aula. Pues la mejor manera de crear interés, es que los compañeros vean que te implicas en tu propia formación, así el claustro reaccionará positivamente si ve que sigues en continua actualización. En muchos casos, los compañeros ya se fijaban en tus prácticas docentes, lo harán aún más si observan que una persona formada sigue intentando mejorar en su práctica docente.
  • Facilita la mejora de las competencias docentes de tus compañeros. Pero no nos referimos a cuadrar las disponibilidades horarias o, si está en tu mano, dar un determinado permiso para acudir a alguna formación. Eso damos por hecho que si es posible ya lo haces. En nuestro caso nos ha funcionado mucho el motivar con el ejemplo. Si conoces un evento formativo interesante para tus compañeros, intenta que acudan e incluso llévalos o únete a ellos. A mí me ha funcionado muy bien el seleccionar eventos y antes de acudir buscar acompañantes dentro del claustro, la sensación general es que si el líder va a esa actividad es porque será interesante y la respuesta suele ser muy positiva, así hemos acudido en grupo a eventos como Innoducation o JustEdu2 a pesar de los kilómetros que nos separan. En ocasiones reconozco que he acudido a formaciones en las que ya conocía y controlaba la temática, pero al ir yo conseguía que se sumasen algunos compañeros y así comenzaba el contagio en el centro.
  • Y una última propuesta que nos ha funcionado muy bien en el centro, es implicarnos en detectar buenas prácticas en las aulas, entrar mucho y preguntar a los compañeros para luego organizar momentos en común para compartirlas con los demás.


Y en tu centro, ¿cómo promueves el contagio positivo? ¿cómo se viralizan las prácticas que potencian el proyecto educativo? Comenta en el post o en redes sociales y aprenderemos entre todos.


Autor: Maestro MalloFecha de publicación: 21/10/2019