Desde el primer día

Desde el primer día

Comenzamos por uno de los pilares dentro de un centro, la motivación del claustro. Sin lugar a dudas, el profesorado es el motor de nuestra institución. Como directores, jefes de estudios o coordinadores de departamento, debemos ser celosos con el cuidado y engrasado de ese motor. Nuestros consejos, experiencias o recursos no son infalibles, no son dogmas, pero sí son cosas que nos han funcionado y creemos que pueden seros útiles.

La vuelta tras las vacaciones veraniegas es un buen momento para empezar a cultivar el trabajo en equipo en el claustro. Además recomendamos hacerlo desde un punto de vista algo lúdico o divertido, que sin lugar a dudas los compañeros agradecerán tras el shock inicial con el que uno se enfrenta a la vuelta al trabajo. En nuestro caso este año hemos optado por un BreakOut, es una actividad que nos gusta mucho por su versatilidad y necesaria unión en grupos para trabajarla. Estas dinámicas no solo las hacemos en este día tan especial, momentos así es importante tenerlos en cualquier momento del año. Desde aquí os animamos a sorprender al claustro y fomentar la cohesión grupal de una manera lúdica a lo largo del presente curso.

Pero antes hemos de tener en cuenta que como líderes debemos planificar con suficiente antelación ese día. Al igual que preparamos con cariño los primeros momentos de nuestros alumnos en clase al llegar septiembre, es recomendable que con igual filosofía nos anticipemos a la llegada del claustro. Así, adecuaremos espacios, organizaremos las tareas de los primeros días y mimaremos el momento de bienvenida a todos.

En nuestro centro siempre buscamos comenzar el curso con una dinámica que potencie la comunicación, introduzca los primeros momentos de cohesión grupal y sea amena. Se busca pasar un buen rato juntos y que esas típicas conversaciones sobre cómo fue el verano las tengamos entre todos y en nuestro centro, que siempre será mejor que si lo hacemos por pequeños grupos en la cafetería más cercana.

Nos decidimos por un BreakOut porque nos permitía provocar el trabajo en equipo y la conversación entre iguales desde el primer minuto. Los grupos se hacen aleatoriamente favoreciendo la mezcla entre diferentes ciclos o departamentos que también es enriquecedora. Además era una forma muy dinámica de introducir en el grupo al profesorado que se incorporaba nuevo al centro y mostrar alguna metodología que pueda ser aplicable al aula posteriormente.

Os recomendamos planificar una actividad de bienvenida, que haga que el comienzo de curso venga marcado por una dinámica positiva. También es interesante aprovechar la actividad para dar a conocer algún aspecto importante del centro o que será importante en el curso que comienza. En nuestro caso otro objetivo de la actividad de este año era introducir la temática del proyecto global del cole.

En nuestro centro tenemos un proyecto que emana de la biblioteca escolar y de la lectura de un libro común en todo el colegio, podéis ver aquí el del año pasado. Pues qué mejor momento para ir viendo detalles sobre esa obra que un BreakOut sobre ella.

A la llegada del claustro pudieron ver un vídeo con la narrativa que seguiría la actividad. En él destacábamos que el verano se acababa y volvíamos a la actividad, fue un buen momento para recordar algunos de los proyectos del curso pasado que hicimos trabajando en equipo todo el claustro. Al final comenzaban los guiños y pistas sobre el proyecto de este curso y se daban las primeras indicaciones del BreakOut.

El claustro se dividió en equipos, organizados con un cartel que tenían bajo la silla. Cada grupo leía un código QR con el símbolo de su equipo, la pregunta que se le hacía en él servía para abrir uno de los cofres pequeños. Dentro del cofre de cada grupo había un enlace web que les llevaba a un juego online de preguntas sobre el libro de este curso. Tenían que resolver cinco cuestiones que les ayudarán a conocer esta obra y si lo lograban encontrarían la clave para abrir uno de los cuatro candados que cerraban el cofre principal.

Solo cuando los cuatro equipos abrieron su segundo candado pudieron abrir el cofre central, en el que había una llave y una invitación para descubrir con ella como estaba la Sala de Profesores. Allí les esperaba un suculento desayuno con el que comenzar juntos la primera jornada del curso y que, sin duda, fue toda una sorpresa.

Hablaremos más adelante del potencial de los BreakOut no solo con los alumnos, que hay mucho por la red, sino también usados para la cohesión del claustro. Os detallaremos todos los pasos para elaborarlo y os dejaremos ejemplos concretos como el de esta actividad, pero nos centramos ahora en nuestro consejo de hoy: es necesario planificar la motivación y el trabajo en equipo de nuestro claustro, debemos tener una estrategia a usar durante el curso y preparar con mimo las actividades que elijamos. Sin duda, la del primer día debe sorprender, motivar y notarse que está cuidada, tanto como cuidaremos al grupo el resto del curso.

Autor: Maestro MalloFecha de publicación: 16/09/2019